Carta del embajador Isea al diario español El Mundo en respuesta a su editorial del día 21 de noviembre de 2013

Embajador Mario Isea 2

Sr. Pedro J. Ramírez

Director del diario El Mundo

Tengo el honor de dirigirme a usted, en mi condición de embajador de la República Bolivariana de Venezuela, con todo respeto y ánimo de aclarar conceptos contenidos en su editorial del 21 de noviembre de 2013, titulado "Maduro conduce con pulso firme hacia el abismo", el cual contiene información sobre la situación económica y política de mi país, que no se corresponde con la verdad y que presumo se debe a la falta de datos o informes parciales sobre la situación venezolana.

No puede ir hacia al abismo Venezuela cuando la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) informa que la inversión extranjera directa aumentó en el país 44%, en los primeros seis meses de 2013, o empresas como Telefónica afirman que incrementaron sus beneficios el primer trimestre en 30,7%. Y es que la economía venezolana creció 5,7% en 2012 y sigue creciendo este año, aunque más lentamente. Venezuela cuenta con 297 mil millones de barriles de reservas probadas, la mayor reserva petrolífera del planeta, donde Repsol invierte 1.200 millones de dólares en 2013 y programa invertir hasta 4.000 millones de dólares para la producción de petróleo y gas, en los próximos años. Esta corporación española participa conjuntamente con la empresa estatal venezolana, Pdvsa, y un importante grupo de compañías internacionales como ENI, Petrobras, Chevron, Total, CNPC, Statoil, Mitsubishi, Gazpron, además de corporaciones agrupadas en la Cámara Petrolera de Venezuela y la Asociación Venezolana de Hidrocarburos en proyectos estratégicos para elevar nuestra producción petrolera de 3 hasta 6 millones de barriles por día. Estos proyectos incrementarán el empleo directo de 35 mil hasta 100 mil trabajadores, nada más en la faja petrolífera del Orinoco. Estos niveles de inversión no reflejan desconfianza, ni una economía a punto de colapsar.

Un país que está al borde del desastre no presenta 7% de desempleo o recibe reconocimientos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), por su éxito en la disminución de la desnutrición y el hambre, o de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) por exitosos programas educativos.

La Ley Habilitante es una medida contemplada en la Constitución venezolana de 1999, aprobada por el pueblo en referéndum, pero también en la Constitución de 1961, aprobada por el antiguo Congreso, y otras anteriores. Las leyes que de ella se deriven deben ajustarse a restricciones constitucionales, sólo deben ser emitidas en las áreas aprobadas por la Asamblea Nacional y dentro del lapso permitido, tal como lo contemplan figuras similares en las constituciones de países europeos como la misma España. En el caso venezolano, la Constitución establece también que cualquiera de las leyes promulgadas por el Presidente está abierta a referéndum público, si al menos 5% de los votantes lo solicita. A diferencia de gobiernos que en el pasado usaron este instrumento constitucional para eliminar, por ejemplo, las tasas preferenciales a los deudores hipotecarios –favoreciendo al sector financiero, en detrimento de los trabajadores y clase media en general—, el presidente Nicolás Maduro –al igual que hizo el presidente Chávez— lo está usando con el fin de contar con la legislación necesaria para resolver problemas urgentes, escuchando y atendiendo el sentir mayoritario de la ciudadanía, palpado en jornadas permanentes de "gobierno de calle", en las cuales el Presidente recorre el país y realiza encuentros directos con la gente.

La lucha contra el acaparamiento, que busca producir desabastecimiento, y la especulación desmedida con los precios de artículos y productos esenciales, que generan malestar y merman la capacidad adquisitiva de los trabajadores y la clase media, especialmente, así como la lucha contra la corrupción, sin distingo de colores ni sectores, son el objeto central de la habilitación que el Parlamento ha otorgado a nuestro presidente Constitucional, Nicolás Maduro Moros. ¿Cómo se puede defender que una diputada acusada de la creación y manejo de una empresa pantalla, que desfalcó fondos públicos, mantenga su fuero para no ir a juicio? Curioso argumento para atacar la aprobación de esta Ley.

Quizás sí es un ejemplo de democracia un país que ha realizado 18 elecciones en los últimos 14 años, donde su presidente puede ser sometido a un referéndum revocatorio a mitad de mandato o en donde el apoyo a la democracia sigue incrementándose (es el más alto de la región, según el Latinobarómetro 2013).

Espero que estos datos y reflexiones sean útiles. Agradeciendo su atención y la necesaria publicación de nuestra posición para garantizar el acceso de sus lectores a una información plural y acorde a la deontología periodística, me suscribo de Usted,

Mario Isea

Embajador de la República Bolivariana de Venezuela

 

 

link CDCVE