El pueblo rechaza la violencia

EMBAJADOR 21032014.2

Por Juanma Morales, Ernesto Sarabia, Rafa Mateos

Entrevista a Mario Isea Bohórquez. Embajador de Venezuela en España.

¿Cuáles son los problemas centrales del país actualmente?

El problema fundamental de Venezuela es el intento de desestabilizar, de crear una guerra fratricida, una guerra civil generada por poderes externos que quieren incidir en el país. Más allá de eso, es un proceso muy joven que pretende refundar la República, como reza la nueva Constitución. Nosotros recibimos un mandato: refundar la República sobre una nueva base que es esa Constitución, que plantea una democracia participativa y protagónica, un espacio social de derecho y de justicia.Este proceso se inicia después de una profunda crisis. Chávez llega al poder con una deuda social acumulada terrible y comienza a pagarla con grandes esfuerzos y sacrificios. El gasto social se convierte en inversión social. Se crean las "misiones" para evadir las estructuras de la burocracia del estado y responder de manera rápida a la pobreza. La pobreza afectaba a más del 50% de la población, había un desempleo muy alto, una enorme carencia de vivienda, un gran déficit en educación y alimentación –especialmente en los niños de preescolar– y una deuda acumulada de los jubilados y pensionados terrible. A todo eso se le fue dando respuesta a través de las misiones.

En primer lugar con la misión "Robinson", que alfabetizó a más de un millón de personas en un año. Con la misión "Alimentación" se crearon los mercados sociales, las casas de alimentación. 6000 casas de alimentación con capacidad para abastecer a 150 personas cada una permitieron alimentarse a más de 900.000 personas que prácticamente no comían o se alimentaban de los residuos que recogían en los basureros. La misión "Vivienda" permitió construir más de 500.000 viviendas en menos de tres años... Todo esto se va desarrollando sin que se cambie la estructura de gobierno y, por ello, se producen desajustes. Venezuela no es autárquica. No tiene autosuficiencia para generar todos los alimentos que necesitamos producir. Se incrementa la producción en varios sectores pero no al mismo nivel de crecimiento que el salario mínimo de los venezolanos, que aumenta todos los años y, con ello, la capacidad adquisitiva de la población. Se ha incrementado el empleo, la educación y la capacitación. Así, crecen las posibilidades de consumo de la población a un ritmo mayor que la capacidad de producción del país y esto genera desajustes. Para combatirlos se ha desarrollado una política de subsidios orientada al pago de la deuda social.

Por otro lado, tenemos un grave problema con nuestro país vecino. Hay 4,5 millones de desplazados colombianos hacia Venezuela por la guerra y porque la situación económica de su país es muy precaria. No es al revés. No se han ido 4 millones de venezolanos a Colombia. Esto ha generado una presión social muy fuerte en Venezuela, la cual fue asumida por el gobierno bolivariano; sin xenofobia, con frontera abierta y atendiendo a todos sus compromisos sociales.

También se nacionalizó la industria petrolera. Se recuperó la soberanía petrolera cuando se anularon los 'convenios cooperativos', las 'asociaciones estratégicas de la franja del Orinoco' y se crearon empresas mixtas con participación del estado, que era una manera de poder controlar la renta petrolera para destinarla a la inversión social. Esto ha generado resistencias en el exterior de quienes pensaban que el petróleo venezolano iba a seguir siendo controlado desde fuera; que una buena parte de la renta petrolera se iba a distribuir hacia el exterior como petróleo barato y el resto iba para la acumulación de grupos que controlan el poder económico y político. Esto se expresa en el golpe de 2002-2003, en las guarimbas, en el referéndum revocatorio al presidente, en la estrategia de desconocer los resultados cuando triunfa Nicolás Maduro, en el intento reciente de promover la salida anticipada del presidente mediante métodos no democráticos. Todo responde a la reacción ante la democratización de la riqueza colectiva para pagar la deuda social y desarrollar el país. Tenemos el reconocimiento de la UNESCO por el combate a la pobreza a través, por ejemplo, de la misión "Canaima", que garantiza a todos los niños el acceso al uso de computadores.

Ahora nuestro país tiene un problema generado por una economía paralela que ha creado un nivel cambiario para especular con el dólar. Cuando empezamos a aplicar medidas para combatir esa situación estalla un intento fuerte de desestabilización, en febrero de este año, a la vez que se están anunciando esas medidas y el presidente de la República está llamando al diálogo al sector empresarial, al sector productivo, para arreglar los desajustes en la economía. Pero los problemas que tenemos no son comparables ni a la deuda social acumulada ni a la situación que había cuando Chávez tomó el poder. Cuando Chávez llegó al poder, el precio del barril de petróleo venezolano era de 8 dólares. Con eso no se podían pagar ni siquiera las nóminas del ministerio de salud y de educación. Aplicando políticas acertadas se pudo revertir esa situación y se recuperó la renta petrolera. Pero esos poderes que estaban acostumbrados a mandar no quieren la recuperación. Sin embargo, ya vemos que la violencia se va superando a medida que se están sentando en mesas de diálogo sectores importantes del país con el gobierno y representantes de UNASUR y del papa Francisco, lo que nos indica que estamos en el camino de la superación de esos problemas.

Según vemos en las imágenes de los medios de comunicación, estas manifestaciones desarrolladas por la oposición tienen un nivel altísimo de violencia, dichas imágenes si se produjeran aquí en Europa, los medios Españoles las calificarían de terrorismo.

¿Cree usted, que los medios utilizan doble vara de medir? ¿A qué cree usted que se debe esta actitud?

Realmente a cantidad de medios que dejaron de ser medios de comunicación, y que son simplemente operadores de corporaciones que los utilizan para imponer sus intereses. Son simplemente parte de corporaciones financieras, económicas...negocios.

En el caso de Venezuela no se ven favorecidos porque el interés nuestro no es enriquecer a determinados grupos, el interés nuestro es que la riqueza que se genera en Venezuela se convierta en oportunidades, en buen vivir colectivo. Eso por supuesto no les gusta a quienes antes tenían grandes negocios en Venezuela, y, no empiecen a ver unas ganancias razonables, pero acabamos de implantar una ley que plantea precios justos y unas ganancias razonables; ganar 100, 200, 300% de lo que se invierte, eso no se ve en ningún país del mundo, de manera que hay una serie de grupos empresariales que manipulan esa información, y por ello se da el hecho de que, lo que llega aquí, es que supuestas manifestaciones son reprimidas por el gobierno. Realmente de las personas que han sido detenidas in fraganti realizando violencia, muy pocas son estudiantes, sólo un 7% por ciento de esas personas están privadas de libertad, el resto, o ha sido liberado, o tienen cargos sustitutivos, de privación de libertad, y en un porcentaje muy pequeño, son estudiantes, la mayoría no son más de cincuenta extranjeros, algunos de los cuales tienen la particularidad de ser personas solicitadas por un código rojo, hay miembros del narcotráfico, incluso, en una iniciativa del propio gobierno español, están siendo solicitados; lo cual implica que no son manifestaciones de carácter estudiantil que se le haya planteado al gobierno, la propuesta es: salida del presidente Maduro por vía no constitucional, cuando en Venezuela existen todas las previsiones legales y constitucionales para que se vaya renovando el gobierno, y algo inédito, que no existe en ninguna otra constitución del planeta: el referéndum revocatorio de mandato: un presidente, gobernador, alcalde o alcaldesa pueden ser revocados a solicitud del veinte por ciento de los electores, que pueden convocar con su firma este referéndum, de modo que, la oposición Venezolana no tiene justificación para intentar desestabilizar el país, crear un clima de violencia, para obligar al presidente Maduro, a violar la constitución y renunciar. El presidente Maduro no va a renunciar, hay mucha conciencia en el pueblo, de no ser así, ya lo hubieran derrocado, lo que pasa es que tiene una "muralla de pueblo", tiene un logro que el pueblo atiende, y aunque sabe el pueblo que hay problemas, sabe también que hay la orientación de resolverlos, pero en función del beneficio colectivo.

Se comenta que existen problemas de desabastecimiento de alimentos. ¿Esto es real? ¿Se podría considerar una guerra económica? ¿A qué es debido?

Esto es recurrente, en el 2002 ocurrió; se fue a perpetrar el golpe de estado primero y se promovió el acaparamiento de alimentos. Luego volvió a ocurrir en el 2004, y en el 2007, año en que por cierto, es la única elección que el movimiento que respaldaba Chávez y ahora Maduro, no ganó con totalidad en el país; de diecinueve elecciones nacionales, ganó 18, una gran legitimidad; siempre ha habido una guerra económica, la expresión más clara fue en el 2002/2003 con el sabotaje petrolero que es la columna vertebral de nuestra economía. Ocurrió cuando derrocaron a Allende en Chile.

Hay algunas condiciones que hacen posible esta práctica de acaparar y desviar un porcentaje muy alto, sumamente alto, superior, en algunas regiones del país fronterizo, al 60% de los productos alimenticios y algunos de aseo personal, hacia el contrabando, contrabando de extracción; este es un problema real que tenemos, y esa es parte de la guerra económica; el contrabando de extracción promoverá además las compras nerviosas en la gente que tiene poder adquisitivo, porque quienes compran en proporción moderada y siempre abastecen su despensa racionalmente, no pueden caer en esta práctica pero los sectores con más posibilidades económicas hacen compra nerviosa y se produce un doble efecto: por un lado el desabastecimiento por contrabando, y por otro el que viene dado por la compra nerviosa. Contra esto se ha ido luchando, se ha ido concienciando a la gente que realizaba compras nerviosas, se han ido atacando grupos de contrabando de extracción, viendo donde están los centros de acopio, donde están las rutas de transporte, y se han ido afinando unos mecanismos con participación de los consejos comunales para hacer control social de esos fenómenos.

Esto paralelo a un elemento que muy bien expresó la gobernadora de Falcón, en su intervención: solicita un mecanismo en el cual se mantiene un dólar a precio preferencial para alimentos y medicinas a 6,30 bolívares, un dólar intermedio, para otro tipo de usos como bienes de capital, etc, a 11 bolívares y, hay un dólar que va a una subasta que se mantiene a unos 50 bolívares por dólar.

Esto ha venido bajando los niveles de especulación, porque se estaba tasando la economía a niveles especulativos a 100 bolívares por dólar, a 90 bolívares por dólar; entonces ha venido ahora racionalizándose la economía. Esto se irá estabilizando gradualmente (así lo percibe el pueblo, así lo muestran las encuestas). Se ve que el pueblo tiene la expectativa de que las medidas del gobierno van a ir mejorando la situación, que el pueblo rechaza la violencia, rechaza la guerra económica, la llamada guarimba, reconoce el carácter democrático del gobierno del presidente, no quiere ninguna aventura antidemocrática... de modo que es cierto que va por buen camino.

Hay una guerra económica pero nosotros la estamos combatiendo con el pueblo y con medidas acertadas.

¿Considera que Venezuela sigue siendo una puerta abierta a la esperanza?

Por supuesto que sí. Esa es una de las razones por las que nos atacan, porque Venezuela se ha convertido en un referente frente a las propuestas de libre comercio para América que le interesan a EEUU para mantener a toda América Latina como su patio trasero. Frente a esto, emergió la propuesta del ALBA (Alianza Bolivariana de las Américas) y se han generado mecanismos para suministrar petróleo a otros países en condiciones razonables: una parte se paga al contado y el resto a crédito que también se puede cubrir mediante el intercambio de bienes y servicios, que pueden ser tecnología, materias primas, manufactura, etc. Es una manera distinta de relación que genera, no solo una esperanza para los venezolanos, sino un referente para los países que decidan abordar un proceso constituyente con el que incrementar la inversión social frente al desmontaje del estado del bienestar generado por las políticas neoliberales.

Obviamente, nuestras reservas de recursos naturales son codiciadas y el ejemplo que estamos dando de fortalecer el desarrollo integral, la justicia social, la equidad... no les gusta a aquellos que pretenden seguir aprovechándose del trabajo de la mayoría de los hombres y mujeres del planeta y de los recursos naturales de los pueblos. La energía, los alimentos, el agua, la biodiversidad, etc, son codiciadas por los poderosos pero la prédica cristiana, la prédica socialista plantean lo contrario; que los bienes y servicios deben distribuirse cada vez con mayor equidad. Los pueblos deberían ponerse de acuerdo para alcanzar este objetivo. En Naciones Unidas hay un espacio para ello que tendría que democratizarse en sus decisiones, reconociendo que el mundo debe ser pluripolar o multicéntrico y tiene que promover el bien en lugar de impulsar invasiones y bombardeos irracionales entre los pueblos. Lo que debe regir el mundo es encontrar la manera de evitar que a la vez que crecela riqueza, crece también la pobreza.

No tiene ningún sentido que siga habiendo hambrunas si la riqueza se ha multiplicado por 16 en el siglo pasado mientras que la población solo se ha triplicado. Esta pobreza es resultado del acaparamiento, del monopolio, de la distribución injusta de la riqueza. Ese es un gran tema para Naciones Unidas: establecer mecanismos para alcanzar la mínima acumulación por parte de los grupos privilegiados y la máxima distribución para cubrir las necesidades básicas de la Humanidad.

Artículo publicado por REVISTA DE ASAMBLEAS CIUDADANAS SOMOS MAS en la edición de junio de 2014.

 

 

link CDCVE