La Plataforma Bolivariana de Canarias denuncia la enésima maniobra injerencista y antidemocrática contra el Gobierno de Nicolás Maduro por parte de la derecha internacional

PlaBolCanarias

Los ataques se desarrollan en forma de guerra económica, campaña mediática y mediante la violencia en las calles

El último esperpento lanzado por el periódico ABC lo constituyen las acusaciones de "narcotraficante" al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello

En el año 2014 las autoridades incautaron más de 28.000 toneladas de productos básicos que permanecían artificialmente fuera de los circuitos de distribución

La Plataforma Bolivariana de Canarias ha emitido un comunicado en el que denuncia la enésima maniobra injerencista de la derecha internacional contra el legítimo Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, así como el recrudecimiento en las últimas semanas de las acciones antidemocráticas en forma de campaña mediática, guerra económica y violencia en las calles, puestas en marcha por la oposición para intentar conseguir por la fuerza lo que el pueblo venezolano no les quiere dar en las urnas.

Estas acciones desestabilizadoras tienen por objetivo justificar una intervención militar que haga caer al gobierno de Nicolás Maduro, y recuerdan poderosamente, señalan desde la Plataforma, a las implementadas en los años setenta por sectores de la derecha chilena con apoyo de la CIA norteamericana para derribar al gobierno de Allende en Chile.

Desde este colectivo insisten en que dentro de la evidente campaña internacional de manipulación mediática contra Venezuela el último capítulo lo constituyen las intolerables acusaciones proferidas por el periódico español de derechas ABC, quien ha vinculado de forma disparatada al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, con el narcotráfico, basándose para ello en las supuestas declaraciones de un ex escolta de la Casa Militar, que ya se encuentra en Estados Unidos. Estas acusaciones, como sucede cada vez que se lanza una matriz negativa sobre Venezuela, han sido reproducidas y difundidas de inmediato y hasta la saciedad por todos los grupos internacionales de comunicación, en una orquestada campaña intoxicadora.

Según las mismas fuentes, la otra cara de la campaña desinformativa contra Venezuela se traduce en la ocultación sistemática de los numerosos logros sociales conseguidos en los últimos años de revolución bolivariana, entre los que sobresalen la reducción de variables como la desigualdad, la mortalidad infantil, la desnutrición y la pobreza, siendo Venezuela hoy el país de la región con el nivel más bajo de desigualdad; la extensión de las pensiones de vejez a más de dos millones de mayores; el acceso generalizado a agua limpia; la erradicación del analfabetismo; la generalización de la sanidad pública mediante la contratación de médicos y la construcción de nuevos centros de salud y hospitales; la entrega de más de quinientas mil viviendas al pueblo; o la gratuidad de la educación desde la guardería hasta la universidad, entre otros muchos éxitos sociales atribuibles al sostenimiento en el tiempo de elevados porcentajes de inversión social por parte del gobierno de este país.

Mediante la guerra económica –señalan- se ha intentado crear descontento, especialmente entre las capas populares de la población, a través del acaparamiento, el desabastecimiento y la escasez inducida de algunos productos básicos, propiciando así las colas en los centros de distribución de alimentos, frenando la llegada de productos desde los principales distribuidores privados o desviándolos hacia el comercio informal para inflar sus precios o contrabandearlos fuera del país. En este sentido, durante el pasado año 2014 las autoridades incautaron más de 28.000 toneladas de productos básicos que se mantenían fuera del mercado artificialmente. Y en un solo día de enero de este año se decomisaron más de mil toneladas de alimentos de primera necesidad que una empresa privada acaparaba en unos almacenes ubicados en el estado de Zulia sin poner a disposición de la población.

Estas acciones se suman al estrepitoso fracaso del llamamiento a un paro nacional al que convocó la oposición en días pasados; la reciente visita de tres expresidentes latinoamericanos en apoyo a Leopoldo López, quien permanece en prisión por promover la violencia en las calles el pasado año con el resultado de 43 personas muertas en las guarimbas; las injustificadas sanciones a funcionarios venezolanos aprobadas por el gobierno de Obama, o el reiterado intervencionismo de conocidos personajes de la derecha internacional, como el ex presidente José María Aznar o el escritor Vargas Llosa, caracterizados por su beligerancia feroz contra el proceso transformador que se vive en Venezuela.

"Las recientes acusaciones contra Diosdado Cabello, que muy pronto se revelarán falsas, porque no hay duda de su honorabilidad y compromiso, muestran la desesperación de la derecha venezolana que pese a su continuado proceder antidemocrático y de sus llamamientos a una intervención militar no consigue el apoyo popular a sus planes golpistas", concluye el comunicado de la Plataforma.

Canarias, 28 de enero de 2015

 

 

link CDCVE