Comunicado del presidente del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, magistrado Maikel Moreno

maikel moreno

Los magistrados y magistradas del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela rechazamos de forma categórica y contundente la amenaza formulada por el señor Mike Pence, quien de manera irrespetuosa e injerencista pretende someter a las altas autoridades judiciales venezolanas a amenazas que son violatorias de los principios de independencia, de la autodeterminación y soberanía.

En esta ocasión, el citado funcionario norteamericano, de una manera infame y extorsiva, abiertamente contraria a la Constitución, a la Ley, y al respeto por el Estado de Derecho al que alude, propone a los legítimos y altos administradores de justicia de la República Bolivariana de Venezuela ponerse al margen de la Constitución como norma suprema, con el fin de colocar a la nación al servicio de los intereses imperiales del Gobierno guerrerista de la Casa Blanca.

Esta actuación antijurídica, despreciable e intolerable viola las normas y principios del derecho internacional que rige las relaciones entre las naciones civilizadas. En este caso, se ha formulado una nueva amenaza, unilateral al Poder Judicial venezolano, específicamente a este Tribunal Supremo de Justicia, el cual está integrado por 32 Magistrados y Magistradas. En este sentido, denunciamos ante el país y ante la comunidad internacional que los Estados Unidos de América intentan con este ultimátum que el Poder Judicial venezolano se ponga al margen de la democracia y propicie un golpe de Estado.

El Tribunal Supremo de Justicia y los Magistrados y Magistradas que lo integran ratificamos al pueblo venezolano y a los pueblos del mundo su apego a la Constitución, a la Ley y al servicio de la correcta administración de justicia para cumplir y hacerla cumplir como norma suprema del Estado.

Asimismo, este Tribunal Supremo de Justicia reitera su repulsa ante las constantes arremetidas del imperio estadounidense contra las instituciones democráticas venezolanas, y les insta a abandonar inmediatamente su política criminal contra el pueblo venezolano.

No en vano, la Organización de las Naciones Unidas ha declarado expresamente que las sanciones de EEUU a Venezuela y a los otros pueblos hermanos son un violatorio de los derechos humanos. Una vez más, ratificamos nuestro compromiso con la patria y con el pueblo venezolano. En consecuencia, seguiremos aplicando en el ejercicio de las atribuciones constitucionales, las medidas, pronunciamientos y en fin las decisiones a las que haya lugar para la protección del orden constitucional a quienes atenten contra la independencia, la seguridad de los ciudadanos, la estabilidad, la paz y la integridad de la nación.

Finalmente, declaramos que no somos chantajeables ni nos subordinaremos jamás ante un gobierno extranjero que pretenda vulnerar la soberanía de nuestra patria.

Caracas, 08 de mayo de 2019

 

 

link CDCVE