El Sistema realza la música como barrera infranqueable a la violencia y el vicio

 mg 27451523143780

En Venezuela un millón de niños y jóvenes están incorporados al Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles. Este es un logro que reivindica la obra del maestro José Antonio Abreu, para quien la música era una herramienta fundamental para crear una sociedad humanista, con sensibilidad, justa y basada en valores.

"Lo ideal para mí sería concebir la sociedad como una orquesta, una inmensa orquesta de voluntades y de esfuerzos", dijo Abreu en una entrevista concedida el 27 de julio de 2008 al programa José Vicente Hoy, que fue transmitido este domingo para honrar la vida y obra del maestro, quien falleció el pasado 24 de marzo.

En la dirección de lograr una mejor sociedad abogó por la inclusión y por la justicia social, y sobre esa base dio nacimiento al sistema en 1975.

"La música es vida, la música es esperanza, la música es felicidad y sobre todo para los niños excluidos, para los jóvenes marginados, la música es una camino seguro, firme y noble para posicionarse dignamente en una sociedad", dijo Abreu en esa entrevista.

En esa oportunidad, cuando el sistema alcanzaba unos 265.000 músicos, Abreu —quien además de músico y compositor, fue economista, psicólogo, político y que desarrolló investigación sobre la sociedad— ratificó que con la música se puede rescatar al ser humano.

"Indudablemente un niño, un joven, que abraza un violín, la flauta, la trompeta como causa de su vida, está muy lejos de la droga, muy lejos de la violencia, muy lejos del vicio. Cuando nosotros organizamos la infancia y la juventud en orquestas y coros, estamos creando barreras prácticamente infranqueable a la droga, a la violencia y el vicio", recalcó.

Así es hoy abrazada la obra del maestro Abreu en el país

En los 24 estados de Venezuela están distribuidos más de 1.600 orquestas juveniles, infantiles y pre-infantiles; cerca de 200 agrupaciones del Programa Alma Llanera, unas 1.300 coros infantiles y juveniles, y casi 2.000 agrupaciones de iniciación musical. A lo que se suma un importante recurso humano que se dedica a la formación.

En la entrevista del programa José Vicente Hoy, el maestro dijo que, si bien en los sistema educativos en la región hace énfasis en la formación intelectual, se debe ir más allá: despertar la sensibilidad y los sentimientos, para lo cual —recalcó— el "arte constituye un instrumento fenomenal de formación y de construcción interior de la personalidad".

"Es por eso que (el sistema) no se trata solamente de un programa de formación artística sino que se trata fundamentalmente de un programa de desarrollo social y comunitario extraordinario", pues "la música proporciona los elementos al niño para formarse como artista, en primer lugar, ya el ser artista constituye una dignidad suprema en la sociedad, y, además de la formación un artista, dentro de una orquesta o un coro, es la vida de solidaridad continua, diaria, es la meritocracia del estudio, del compañerismo, y el saber que una orquesta es un conjunto único, cuyo avance depende de la disciplina colectiva".

El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles prioriza a niños y jóvenes de bajos recursos. Además, incorpora a venezolanos con discapacidades, constituyendo para este sector una especie de musicoterapia, como por ejemplo el Coro de Manos Blancas, integrado por niños sordos y que han sido merecedores de distintos reconocimientos en el mundo. "A través de la enseñanza y de los instrumentos rehabilita de una manera prácticamente milagrosa", dijo Abreu.

En ese sentido, el maestro Abreu recalcó la importancia de destacar lo positivo que se cultiva en el país, que a su vez podría convertirse como el sistema, en "una especie de onda expansiva, que se va contagiando y que llegando a todos los niveles de la sociedad".

 mg 96311359054389

maduro dudamel abreu 31385519684

 

AVN/ Prensa Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en España,  09 de abril de 2018

 

 

link CDCVE